15 d’abril de 2012

¿Cómo será la ordenación de la formación profesional el próximo curso?


A falta de conocer cómo será el primer curso de la nueva FP de tres años, el profesorado y los centros de formación profesional estamos expectantes sobre la aplicación y concreción de ésta y otras medidas que, teóricamente, han de aplicarse el próximo curso.

Sabemos que el Ministerio promueve el aplazamiento de la aplicación del RD 1146 que regulaba el 4º de la ESO orientador (http://ves.cat/a_j6). Al parecer, la idea sigue siendo convertir el 4º de la ESO en un 1º de Bachillerato o en un 1º de FP que tendrían unas asignaturas en común (cuatro, al parecer) y otras tantas específicas de uno u otro itinerario. Me parece, por tanto, que la “imprescindible” reforma del último curso de la ESO se ha quedado en una copia matizada de lo que ya aprobara el gobierno anterior el pasado mes de Julio (http://ves.cat/a-IC).

Hay que recordar, y esto sí me parece muy importante, que el citado RD regulaba también los aspectos básicos, para todo el estado, de los programas de cualificación profesional inicial y que, de prosperar el aplazamiento sin la exclusión correspondiente, se paralizaría una importante iniciativa para generalizar y consolidar la ampliación de estos programas a dos años y la posibilidad de que los alumnos puedan incorporarse a ellos a la edad 15 años. Dos medidas que se advierten positivas, con todos los matices y consideraciones que se quieran, sobre todo en atención a la dispar implantación y regulación de estos programas en las distintas comunidades autónomas.

Nada se ha dicho, sin embargo, sobre la aplicación del vigente RD 1147, de ordenación general de la FP del sistema educativo (http://ves.cat/a-IB). El calendario de aplicación de la norma emplaza la implantación de lo regulado al curso 2012-2013 y, teóricamente, las distintas administraciones deberían estar sentando las bases, al menos, de las reformas que hay que aplicar. Entre ellas, las importantes novedades en las vías de acceso a la FP o los nuevos criterios para establecer la reserva de plazas en los centros.

No menos importante es la aplicación del todavía más reciente RD 1618 sobre reconocimiento de estudios en el ámbito de la Educación Superior (http://ves.cat/a-IA), muy oportuno en el actual contexto de análisis y reforma de nuestro sistema universitario que, al parecer, ha pasado de ser mejorable a ser algo sumamente ineficiente y caro por no tener ninguna universidad entre las mejores del mundo, a pesar del reconocido e incontestable prestigio de nuestros titulados.

No conocemos cómo vamos a instrumentar estos cambios, ni tampoco otros de importante calado que afectan a la FP del sistema educativo y que ya se establecieron en otras normas (en la Ley de Economía Sostenible, por ejemplo), por no hablar del todavía desconocido modo en que se piensa aplicar el famoso sistema dual... ¿Cómo se va a “encajar” todo esto? ¿Cómo se va a presupuestar? ¿Cómo va a afectar a los centros, al profesorado y los/las estudiantes? Y, sobre todo, ¿cuándo nos lo van a explicar?.

Montse Milán Hernández.